Home / Obres / Violin Concerto (red.)

Lliuraments en 24h-72h (Península laborables)

Violin Concerto (red.)

Violín y Piano

CERVELLÓ, Jordi

Reg.: B.3483

18,00 €
P.V.P. (IVA inclòs 4%) Afegir a la cistella

  • Arranjaments: CRUIXENT, Ferran
  • Formació: Duos: Amb piano.
  • Gèneres: Clásica / contemporánea: Arreglos y Transcripciones; Sinfónico.
  • Idioma del comentari: Català/English/Castellano
  • Suport: Partitura + particellas
  • Nivell de dificultat: Alt-superior
  • Època: 2a meitat s. XX - XXI
  • Editorial: Editorial Boileau
  • Col·lecció: Siglo XXI
  • Núm. de pàgines: 52+24
  • Mesura: 31,00 x 23,00 cm
  • Durada: 32'
  • ISBN: 978-84-8020-812-3
  • ISMN: 979-0-3503-0478-1
  • Disponible en digital: No
  • Disponible en lloguer: No

A lo largo de mi carrera compositiva mi dedicación a los instrumentos de cuerda ha sido constante y sabía que, tarde o temprano, llegaría el momento de componer un concierto para violín y orquesta. Este llegó en otoño de 2002 y lo terminé en agosto de 2003.

Se trata de una obra estructurada de manera similar a los conciertos tradicionales. Un importante impulso a la elaboración de mi concierto lo debo al recuerdo de la malograda violinista Ginette Neveu. Su versión del concierto de Sibelius ha permanecido siempre dentro de mí. Por otra parte, también me influyeron las palabras que mi amigo violinista Emilio Moreno me dedicó en un escrito sobre mi aportación a las cuerdas.

El primer movimiento Moderato-Allegro se inicia con una atmósfera contemplativa en la que aparecen cautamente las principales ideas temáticas. Con un amplio desarrollo se llega a un lleno orquestal en el que estas ideas –dos rítmicas y dos melódicas- quedan reafirmadas. Un pasaje calmo y misterioso rememora la introducción. Tras desdibujarse, irrumpen tres compases que nos llevan a la parte rápida del movimiento. Solista y orquesta establecen un combate dialéctico de carácter dramático. La inquietud desaparece hasta una tranquila e insinuante frase del clarinete. Ésta será recogida por el solista, quien, a base de una figuración de tresillos cada vez más rápidos apoyada por un pedal de la orquesta in crescendo, conduce hacia el momento más dramático del movimiento. De aquí nace la cadenza del solista, que se incia con suaves notas dobles. Finaliza con una progresión ascendente y el solista se coloca en el registro agudo para llamar la intervención de la orquesta dentro de una atmósfera suave y transfigurada.

Interiorizado es el segundo movimiento Adagio poco sostenuto e leggero. Con dos llamadas de las trompas respondidas por los violonchelos y contrabajos inicia el Adagio de carácter grave. El violín solista introduce y canta dos temas nostálgicos. El primero en el registro grave y el segundo, más amplio, en el medio. Inicia el Misterioso e leggero, de carácter suave y delicado. Con el violín cantando en agudo. La constante figuración de corcheas acelerará poco a poco el ritmo hasta que el solista a modo de cadenza provocará un dramático lleno orquestal. De nuevo el Calmo, donde el solista, cada vez con menos ropaje orquestal, se despide serenamente.  Una subida de dobles cuerdas a cargo del solista sirve para iniciar el Finale-Scherzo. Este, en ritmo de 6/8 y con carácter de rondó, nos transporta en un clima virtuosístico y despreocupado. Del tema alegre y juguetón presentado por el solista nacen los principales motivos, breves y concisos. Con una intrincada sucesión de rápidas sextas en doble cuerda se llega a un momento crispado y algo combativo que, sin embargo, se resolverá en un diminuendo que el solista recoge apaciblemente con las notas re-la para inciar la cadenza. Esta culmina con un suave rosario de notas en ligado para introducir de nuevo el tema principal. Un momento de suspensión melódica sirve como despido antes de la breve y jovial coda final.

La obra fue estrenada el 23 de septiembre de 2005 en el Teatre Monumental de Madrid por la Orquesta Sinfónica de RTVE con Markus Placci de solista y Uwe Mund de director.

Jordi Cervelló